XANA ABREU “THE CLOCK” ( El Reloj) Del 20 de febrero al 29 de marzo de 2020 SALA B

XANA ABREU “THE CLOCK” ( El Reloj)

Del 20 de febrero al 29 de marzo de 2020 SALA B

Inauguración 20 de febrero a las 20h

Xana Abreu nació en 1975 en Lisboa.

Comenzó su formación en la Escuela de bellas artes António Arroio y después en Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Lisboa, en la especialidad de pintura.

Xana pinta historias de su particular universo, lleno de seres reales e imaginarios, humanos que parecen animales y animales humanizados, como tatuados en la piel, esencialmente mujeres, que se convierten en el reflejo del artista y su visión de la vida. En sus historias encontramos una catarsis personal donde mezcla experiencias reales, infantiles y sus sueños.

Este es el mundo que Xana Abreu comparte con nosotros.

Aún en la distancia, los colores explotan. Son ventanas para un fuego, qué hermoso es el fuego, cómo atrae e ilumina. A medida que nos acercamos, los personajes de cada pintura se vuelven concretos, reconocemos los elementos inmediatos, son más grandes que nosotros o de nuestro tamaño. Aún más cerca, distinguimos las nuevas capas, los detalles dentro de los detalles. Entonces, porque nos hemos inclinado o porque este mundo nos atrae, podemos caer en él. Somos Alicia, caemos sin cesar en un país de las maravillas.

En este libro, en conversación con el Sombrerero, Alicia afirma que los sueños no son realidad. En la lógica indiscutible de su locura, el Sombrerero le responde con una pregunta: ¿y quién decide qué es qué? Es decir, ¿quién decidió qué es sueño y qué es realidad? Las pinturas de Xana Abreu nos hacen la misma pregunta. Pueblos de animales humanizados o humanos animales, nos cuentan historias. Estas narraciones no son obvias, requieren una lógica que trasciende lo superficial. La misma fantasía que da forma a estas figuras es necesaria para interpretar las situaciones en las que nos encontramos. Este desprendimiento de las leyes físicas y naturales es la libertad del sueño.

Absolutamente libres y abundantes de sueños son los niños. El hombre y la mujer hechos solo con rasguños y un círculo en el lugar de sus cabezas, o la pequeña casa geométrica con su puerta y ventanas abiertas, recuerdan los primeros dibujos que todos hicimos, como si una niña hubiera estado allí haciéndolos.

Los personajes que componen las imágenes parecen salir de cuentos infantiles. Con buena voluntad, se podrían rastrear enlaces directos a relatos conocidos.

¿Y qué hay de los ojos de los personajes centrales de cada cuadro? Son enormes ojos infantiles. Cuando pensamos que íbamos a verlos, nos arreglan, no nos dejan, no se cansan de evaluarnos. Las imágenes parecen ser una especie de rostro lleno de esos ojos. Los elementos flotan a su alrededor, cubren sus superficies, interactúan con ellos, se pinchan los dedos.

La lectura que podemos hacer es bastante amplia. Freud nos dijo que los sueños son expresiones del subconsciente. Entonces, hay un puente que une estas imágenes irreales con lo real, hay un camino simbólico. Si miramos directamente a los ojos en estas pinturas, el realismo con el que se dibujan, en contraste con la fantasía de todo lo demás, también parece abrir un camino, un vínculo entre aquí y allá. Quizás es por eso que el autorretrato con Lou Reed, quien canta Walk on the Wild Side, pero también canta Perfect Day.

La pintura de Xana Abreu es un universo coherente. Podemos viajar en él, visitar sus planetas, contemplar sus arcoíris, iluminarse con la claridad de sus constelaciones. Durante este cruce, encontramos un espacio para nuestras necesidades que requiere nuestra atención, sensibilidad e inteligencia para existir. ¿Es un sueño? Al final del libro de Lewis Carroll, Alice se despierta y tenemos la sensación de que solo fue un sueño. Pero las palabras del Sombrerero siguen siendo pertinentes: ¿y quién decidió qué es qué?

THE CLOCK

Estás rodeado de relojes, de todas las formas y tamaños, y nunca dejan de funcionar, recordándote a cada segundo que la vida pasa y que no hay nada que puedas hacer al respecto. En un mundo de caos, el tiempo parece poner orden cuando es medido por The Clock ( El Reloj). Pero en realidad no funciona así para mí, ya que The Clock siempre me trae caos y miedo. Garrapatas, huelgas y campanillas en todo momento, en todas partes.

Pinturas y esculturas llenas de historias; mi infancia, mis sueños, mis ficciones, todos tienen lugar en una época en la que aún no he crecido. Un lugar donde se celebra la vida y donde no existe la noción de temporalidad. Me aferro a estas historias para evitar escuchar el tictac del reloj. Un mundo lleno de personajes caprichosos, animales humanizados y humanos animalizados, que se relacionan entre sí. Los pinto en la piel de otras personas que se convierten en mi reflejo, explorando la posibilidad de que viva por siempre a través de ellos. Estos coloridos personajes calman (por un tiempo) The Clock con risas, juegos, bromas e historias de amor, como en un patio de recreo donde el tiempo se detiene y finalmente podemos ser libres.

https://www.xanaabreu.com/