CARMEN VILA “Blanco Sobre Blanco”. Del 5 al 24 de septiembre de 2019. SALA C

CARMEN VILA “Blanco sobre blanco”

SALA C

Del 5 al 24 de septiembre de 2019

Inauguración el  de Septiembre de 2019 a las 20:00 h 

«Carmen Vila inició su trayectoria como ceramista en Granada en 1980 para ampliar posteriormente su formación en Italia y Holanda o especializarse más adelante en cerámica medieval y en escultura cerámica.

Aunque comenzó trabajando el barro, desde hace tiempo es la porcelana la materia de sus creaciones, una materia que, tras dos o tres cocciones, la última de las cuales precisa 1.300 grados, requiere de un preciso dominio técnico y de una extremada pericia. Su actividad docente la ha llevado a desarrollar durante muchos años los talleres para la formación de ceramistas en diferentes ciudades de España así como en Túnez, por encargo de la Agencia Española de Cooperación Internacional.

La condición de historiadora del arte de Carmen Vila, aliada a una mirada cultivada y sensible a los más diversos registros artísticos vincula su obra a la suavidad y sencillez escultural de Brancusi o remite en algunos casos a las incisiones y perforaciones de Alberto Sánchez.

“Blanco Sobre Blanco”

“Desde su taller, las obras de Carmen Vila nacen para coexistir con los espacios, para modelar la forma de lo aparentemente vacío transfiriendo al entorno su contorno, imbricándose de forma sutil en la atmósfera de los lugares abiertos, confluyendo en las vibraciones íntimas de un hogar o una sala expositiva.

Sus instalaciones y sus esculturas cerámicas, cohabitan con su entorno de tal manera que no lo ocupan, interviniendo en él, lo maximizan y amplían desde gestos mínimos, o por acumulación de mínimos detalles. Su producción penetra en el tuétano de lo inmaterial desde presupuestos de contención y ambición en la factura del detalle. La suma de las piezas no es la pieza en sí: cada pieza es una obra de arte única, e irrepetible. Como cada segundo de una vida el instante es el milagro y, nuestra existencia, accidental. Cómo se disponga finalmente cada pieza dentro de un conjunto, o en relación con el espacio en el que interviene, es impronta de artista: pero la ejecución de las piezas revela su fuste.

Se es porque se coexiste en el interior de unas dimensiones acotadas, pero deshabitadas. Todo contiene esa posibilidad de coexistencia donde todo se sostiene porque contiene algo en sí, que le es ajeno y propio al mismo tiempo, y lo materializa.

La autora, sin embargo, no actúa como simple médium entre espacio, tiempo y materia con la forma artística que de ello resulta. En su torno, en su horno, desde su conocimiento y su sensibilidad sus trabajos transmiten la emoción de haber horadado en lo hueco hasta conferirle sustancia, estructura y vida: que lo que no existía, fuera. Que un reflejo sobre un reflejo nos permitiera ver lo que el espacio vacío soñaba ser cuando todavía parecía que jamás cobraría forma”

Friebe

http://www.carmenvila.es/